Uno de mis rincones favoritos del Zapillo, Almería. Siempre lleno de discretos pescadores, es un lugar que te permite entregarte a disfrutar de atardeceres  de una belleza impresionante, casi irreal.