Desde lo alto, iuminando todo antes de su baño en las aguas, la luna nos observa y nos altera de maneras insospechadas.