Una bruma ocupa la superficie marina y se refleja casi mágicamente en las salinas junto a a silueta de la Iglesia de San Miguel. A veces lo más sencillo es tan bonito. Este cuadro lo pinté para mi hija, Luz, antes de que naciera, quería que fuera como ella, llena de luz y de paz