Quizás una de las playas más bellas del mundo. Todavía salvaje salvo por ese antiquísimo molino que aún se vislumbra como un pequeño punto inserto en el volcánico paisaje