Este cuadro fue un encargo de una pareja muy especial,  buenas personas, lo pinté con todo mi cariño, es puro Almería, puro Cabo de Gata… tengo la suerte de vivir y trabajar junto a este rincón del paraíso