Desde el observatorio de las aves, momentos después del atardecer, no se ve ningún flamenco, pero no importa..que belleza, que paz se respira aquí. gracias, respiro y siento, gratitud.