Un nuevo día comienza en la despejada atmósfera del Cabo de Gata. La tierra aún umbría queda por despertar mientras el cielo y el mar ya están en su esplendor.

Aquí, en la Calilla (en San José) he tenido mi Studio de Arte durante años, y el amanecer es tan bello que hace que merezca la pena madrugar solo por verlo!

Puedes adquirir reproducciones artesanales de este cuadro en los siguientes formatos: