El sol plano justo sobre las salinas de San Miguel produce algunos espejismos que parecen difíciles de sostener.