En esta zona de torreones,  de desembarcos piratas, parece haberse detenido el tiempo… es tan fácil viajar a otra época, donde lo nuevo, en este valle de Rodalquilar, solía venir del mar, y no siempre traía algo bueno…